sábado, 26 de febrero de 2011

ASPECTOS A CONSIDERAR ANTES DE VER BLACK SWAN


Como todos, había escuchado toda clase de impresiones sobre la película Black Swan (Cisne Negro), y por lo general, uno siempre pregunta a los conocidos que ya gastaron en el cine si valió la pena verla.

Hubo toda clase de comentarios, todos coincidían en que es una buena película cinematográficamente hablando, algunos me dijeron que era una película "oscura", otros que era demasiado estresante, otros de plano se alegraban de no haber impulsado a sus hijas en la carrera del ballet, algunos condenaron la obsesión por la perfección que tiene la protagonista en relación al baile, otros me dijeron que se trataba del mundo de las envidias y las presiones externas, etc. Sin embargo no hubo ni una sola persona que me haya descrito la esencia, el verdadero mensaje de la película... ni una sola persona.

La tuve que ver yo, y mi conclusión dista muchísimo de las opiniones que he escuchado. Talvez, porque en niveles sumamente personales, me identifiqué con la historia.

Por eso me tomo el atrevimiento de ennumerar los aspectos a considerar antes de ver Black Swan:

1. No es una película de Ballet. Si, tal cual, olvídenlo, la película no se trata del ballet. Si bien la historia gira alrededor de eso, digamos que es sólo un recurso "terrenal" para retratar el mensaje, para poder hacer tangible la pesadilla que vive internamente la protagonista. (Pudo ser ballet, gimnasia, salto de garrocha, piano, modelaje, artes marciales, etc) Por favor, no se espanten y se abstengan de meter a sus hijos a practicar ésta disciplina por demás bella y noble.

2. Si son de los que cantan con los pajarillos del bosque todas las mañanas y brincan y saltan en las praderas sin siquiera pararse a analizar sus pensamientos, sentimientos y actos... ABSTENGANSE, no le van a entender (o más bien le van a entender mal) y van a andar dando malas opiniones de ésta obra maestra de película a gente que tal vez sí pueda comprender el sentido.

3. Si tuvieron un dia tenso, ABSTENGANSE. La película tiene la capacidad de apoderarse de tu psiquis, y si no has tenido un dia sereno, puede ponerte un poco incómod@

4. Si son prejuiciosos, tienden a rasgarse las vestiduras por todo y se escandalizan cuando ven un tobillo descubierto... lo mismo, le van a mal entender, se van a sentir ofendidos y no la van a disfrutar y van a sentir que mal gastaron su dinero.

5. Si creen que películas como The Wall, Clockwork Orange, Trainspotting, Pulp Fiction, etc son perturbadoras y les da dolor de cabeza y ganas de taparse los ojos en una que otra escena, háganse el favor de abstenerse.

Ahora bien, aclarados los puntos anteriores, ahora sí quiero dar mi impresión sobre Black Swan:

Es un tratado claro, rudo y directo sobre las inhibiciones humanas, esos demonios interiores que nos frenan de vivir la vida plenamente y la lucha campal sin tregua, cruda y sumamente violenta por la emancipación y la libertad internas.

Magistralmente, retrata la fealdad de una vida que en algún momento en el camino se vio obligada a cumplir expectativas ajenas. La protagonista es una jóven talentosa, dedicada y con infinito potencial, pero es un cúmulo de inseguridades alimentadas por sus propios candados internos.

Hija única de madre soltera, viviendo bajo el ojo siempre atento y avizor de la madre, no puede hacer un sólo movimiento sin que ésta la vigile, la analice, viviendo con sigilo para evitarle disgustos a su diligente madre que la ama con locura y la cuida como una muñequita frágil que al menor signo de dolor o sufrimiento cae en descontrol.

Mientras la hija está bajo el yugo materno, justo donde la madre desea que esté, su relación fluye en aparente armonía, pero en el momento en que la chica decide romper eso, vivir la vida, sin cubrir las invisibles y calladas expectativas de perfección que la madre le exige, sin sentirse responsable por las emociones de ésta ante el hecho de que ella pueda equivocarse, sufrir, tener un orgasmo, llorar, embriagarse, maldecir, es en el preciso instante en que su relación familiar cae en conflicto.

Cuando se vive en una situación de ese tipo, muchos hijos cargan con las expectativas de perfección de los padres, los miedos al fracaso, los miedos al sufrimiento y hasta las deudas económicas son transmitidos por vía casi intravenosa cuando la relación es así de estrecha, es un sentimiento callado, real, invisible, innombrable, que daña fibras ultra sensibles si acaso se hace una referencia del mismo, pero es totalmente real.

La supuesta obsesión por la perfección de la protagonista no tiene nada que ver con el ballet, ni con su carrera de bailarina, sino por ese lastre espantoso que es llevar a cuestas las garras opresoras de la desesperación maternal, y aunque la madre no le exigía nada abiertamente, en silencio lo hacía, la forzaba, la presionaba, perdía su centro si su pequeño retoño se le ocurría hacer algo distinto a lo que ella esperaba.


Mucha gente vive eso a diario, muchos hijos prefieren darle por su lado a sus padres para que éstos no caigan en descontrol o decepción y a su vez, viven contenidos, atrapados, con una carga enorme a cuestas, porque la madre los ve como suyos propios y con la obsesión de que deben ser como ella espera, tal cual títeres, que al primer signo de autonomía provocan que la relación caiga en conflicto por la desesperación de una madre que pierde el control sobre ese objeto a través del cual ella vive su vida.

Y no se mal entienda, el amor de la madre es innegable, pero sus métodos son dañinos, porque no vive su vida, sino la vive a través de su hija, y le es más fácil exigirle a la muchacha que sea lo que ella no fue, privándola de tomar en sus manos el sagrado derecho divino del albedrío y tener la posibilidad de equivocarse, destruírse o triunfar y crecer. No quiero contarles el final, pero les puedo decir que la protagonista lucha con todas sus fuerzas para eliminar a ese inhibidor interno, para poder florecer, alzar las alas como un cisne, sí, y ser libre cueste lo que cueste.

Me recordó mucho a la película de The Wall de Pink Floyd, en la que la madre del protagonista funge de la misma manera y la historia misma se refiere a la relación con la madre como un muro que le inhibe y le lleva a vivir situaciones indeseables en su vida, porque en las relaciones de madre e hij@ únic@, el uno se siente tan responsable del otro de maneras profundas, y al final, después del juicio, caen los muros y se respira la libertad. 

El terror y desesperación del cautiverio sicológico que vive la protagonista es magistralmente retratado, con las escenas correctas, la luz, la fotografía, los colores, en ocasiones se me antojaba un poco a aquella escena de Trainspotting donde Mark Renton tiene un "Cold Turkey" que es cuando su cuerpo y mente resienten la falta de la heroína y ve visiones horrendas de su propia realidad. Esa manera de reflejar con imágenes un sentimiento tan interno, tan indescifrable, tan pavoroso hace de Black Swan una obra de arte en todos los niveles

Así que por favor, vean Black Swan preparados para ver lo que es vivir una vida reprimida, llevando a cuestas las cargas pesadas de alguien más sobre los hombros, no se trata del ballet, ni de las envidias, ni la competencia, sino de la lucha frontal, a muerte contra los verdaderos enemigos que siempre somos nosotros mismos.

Les recomiendo ampliamente que vayan a verla con ésta idea en mente, para que no necesiten ser hijos únicos de madre soltera como lo soy yo, puedan comprender el mensaje, y ver lo que es luchar para conseguir la ansiada LIBERTAD aunque tengamos que mantener una batalla contra nuestro propio yo y morir si es necesario en la lucha.



Gabriela Amezcua 2011