domingo, 9 de diciembre de 2012

¿Existe realmente la Educación Sexual?

Mucho se habla y cacarea sobre la mentada Educación Sexual. Todos los adolescentes son bombardeados hasta el cansancio sobre cómo utilizar condones, pastillas, parches anticonceptivos, un desfile constante e interminable de pláticas sobre reproducción, espermatozoides y trompas de falopio por doquier.





Sin embargo, en esas pláticas no se les enseña nada en realidad. ¿Porqué?, porque los jóvenes siguen teniendo sexo sin protección, y se siguen embarazando, y a medida que pasa el tiempo cada vez son de edades menores iniciándose en la sexualidad. Lo que nos lleva a darnos cuenta que esas interminables exposiciones sobre "Educación Sexual" valen para absolútamente nada. ¿Cuántos folletos, pláticas y discursos presencié en la adolescencia, cientos, y aún así, muchas chicas de mi edad hasta abortos se practicaron.

Ni siquiera en un país como EEUU que se llenan la boca de ser los más poderosos, y en el que se cumplen los sueños (materialistas) de la gente han podido erradicar este problema con su consabida Educación Sexual. Un claro ejemplo es aquel programa tan famoso de MTV que se llama "16 and Pregnant" (16 y embarazada) donde muchachas de 16 años se encuentran envueltas en una vorágine de problemas más emocionales, familiares y económicos a causa de no preservarse de tener relaciones sexuales.




No se trata de tener impartir lecciones de moral (que de hecho nunca están de más), sino de proteger a la juventud. Díganme ¿Qué hace una mocosa de catorce años teniendo relaciones sexuales con un mocoso tan inmaduro e imberve como ella?. ¿Porqué nadie les explica lo que pasa realmente con las relaciones sexuales?

La verdad es que ni siquiera uno siendo adulto es capaz de dominarse a sí mismo en cuanto a sexualidad se refiere. Porque señoras y señores me van a perdonar, pero ese cuento de que es una "Necesidad Fisiológica" es un pretexto más para no aceptar que lo que quieren es tener sexo por doquier (lo cual es cosa de cada quién y totalmente respetable). El punto es que ojalá y fuera sólo una situación fisiológica, pero no. Y quien lo crea así, le diré que ni los animales (excepto uno que otro) lo hacen como necesidad fisiológica sino reproductiva (cosa que a los humanos hoy día les aterroriza) 

La sexualidad tarde o temprano termina siendo combinada con las emociones. Este binomio ejerce un dominio poderoso en las personas, se convierte en una fuerza emocional y de apetitos exigentes que genera servidumbre en nuestras vidas. Hay que saber controlar esa fuerza, el sexo NO ES UN JUEGO, no es un cuento que se resume a la genitalidad, señoras y señores, somos seres humanos, somos mucho más que genitales, tenemos conciencia, tenemos emociones.




La gente se enamora, y vive mentiras por la servidumbre al sexo, son capaces de permanecer años con una persona con la que no tienen nada en común sólo por el apego a la sexualidad, y después se separan destruyendo familias y destinos ¿se dan cuenta de lo lejos que esto llega?. Hombres tienen relaciones sexuales con mujeres que ni son de su agrado sólo para resolver sus "necesidades fisiológicas", se terminan acostumbrando a ellas pero al mismo tiempo le hacen perder su tiempo porque "no quieren nada serio", y pierden años valiosos de sus vidas en los que pueden vivir y construir. Y ni siquiera podemos decir que el matrimonio es la respuesta para acabar con estos males, la gente casada también padece de los embates emocionales que provoca el apego elevado a la sexualidad. Gente cree que ama cuando en realidad sólo es presa de su apetito sexual.

 Ahora bien, si de por sí ya es bastante fuerte la conmoción emocional y física que conlleva una relación sexual vivída en la adultez. ¿Se imaginan vivirla siendo adolescente?. Cuando uno es adolescente sigue siendo un niño, sólo con un cuerpo más alto y desarrollado y acaso un poco más de uso de razón, pero en términos sociales y mentales, se es un crío. ¿Tienen idea de la conmoción tan tremenda que tiene en esas vidas la iniciación a la sexualidad?. Si siendo adultos caemos en trampas y vivimos infiernos por aferrarnos a esta, el efecto devastador que tiene en edades jóvenes es terrible. He ahí que la pedofilia sea tan áltamente destructiva, ya que envician a una criatura en los placeres sexuales al punto que de adultos no piensan en otra cosa que en tener sexo de manera desordenada






La verdadera educación sexual debe de ser advertir a los jóvenes que una vez que tengan sexo sus vidas van a cambiar para siempre, van a enfrentarse a sentimientos muy fuertes que requieren madurez. La adolescencia sólo se vive una vez, y es el momento de disfrutar la vida, iniciarse en las relaciones sexuales es incursionar en el mundo sórdido y doliente de los adultos (Y por favor, evítense ese discurso falso de que son 100% felices porque se engañan a sí mismos). Hay que enseñarles eso a los chicos, que atesoren su juventud y aprovechen su tiempo, que ya vendrán los días en los que vivirán todo eso, que dura más esa etapa que la de ser adolescentes.

Mucha gente suele confundirse cuando hablo así de la sexualidad. Creen que soy una frustrada puritana, pero no, la sexualidad no me parece en absoluto mala, es más, fuí educada en una apertura mucho más grande que mucha gente que se dice experta en la materia, por eso creo que la sexualidad no es cualquier cosa que deba tomarse a la ligera, al contrario, es una cuestión en extremo delicada, es un poder que domina vidas y para ejercerla uno debe tener una fuerza interna y una voluntad de hierro para no ser presa ciega de sus apetitos físicos y emocionales más primarios, una fuerza que te permita dominarlos y salvar ante todo la dignidad. A eso me refiero, la sexualidad nos vuelve vulnerables. Les apuesto que las veces que han sufrido y llorado por una ruptura es porque ya no volverán a estar con esa persona en la cama, y sí obvio, los buenos momentos, etc, pero cuando se enfocan en el asunto sexual es cuando más lloran, ¿o no?. Es hora de quitarle el romanticismo embriagador a esta cuestión y que empecemos a darle un uso a nuestras vidas. La gente que hace la diferencia, genios, filósofos, artistas, etc ha sido gente que se ha puesto a utilizar su tiempo y explotar sus talentos dejándose contaminar lo menos posible por la abulia que acarrea la sexualidad practicada desordenadamente.




Pueden estar en desacuerdo conmigo, y limitar la sexualidad a sus genitales, pero cuando estén llorando porque extrañan a un fulano o fulana y dicen frases como "no puedo vivir sin tí", les invito a hacer un examen lo más frío posible de su situación y verán que no es a la fulana o fulano a quien extrañan, sino son sus propios deseos dándoles guerra. ¿Van a permitirselos, van a desperdiciar su vida llorando por una "necesidad fisiológica?.

A los jovenes no sólo se les tiene que enseñar a usar un condón, también es imperante que les enseñen y les hagan crear conciencia de cuando es el momento propicio en sus vidas para comenzar a usarlo. Es importante que a los jóvenes se les enseñe que el sexo no es lo único que se debe vivir en este mundo, que se les siembre la semilla y el deseo de tener aspiraciones personales, logros, metas, alcanzar cimas. Si queremos genios, debemos hacerles ver que sus capacidades son más grandes e infinitas que sus deseos fisiológicos.

La verdadera educación sexual consiste en ayudar a detectar el momento propicio para tener sexo y esta no se limita a adolescentes, sino a adultos también.