jueves, 1 de marzo de 2012

La Alegría de Vivir

Los que me conocen saben que no soy el tipo de persona que se deja llevar por optimismos escandalosos al más puro estilo motivador profesional. En lo personal soy bastante enemiga de esas frases de ánimo huecas y desparpajadas, que te invitan a "ser feliz" pero no contienen ni el más mínimo motor que te inspire a realmente querer serlo. Tal vez soy demasiado aguafiestas o tal vez soy  analítica, no lo se, lo que sí se es que necesito profundizar, y de hecho creo que todos.

La alegría de vivir consiste en vivir en paz. La mayoría de la gente vamos por ahí tomando decisiones a diestra y siniestra, pero nuestro error es que apostamos nuestra "felicidad" a agentes perecederos como cosas o personas. Como dijera una canción de Jethro Tull "Inside" que me gusta mucho: "All the places I've been make it hard to begin to enjoy life again on the inside, but I mean to" (En todos los lugares donde he estado se hace difícil empezar a gozar la vida desde el interior, pero mi intención es hacerlo). 

Esa es la verdadera alegría de vivir, hacerlo por dentro, que cualquier cosa por más pequeña que sea pueda provocarnos gozo, yo se que eso no es fácil, porque a veces nos enredamos en la pesadumbre, en los altos costos de nuestras malas decisiones emocionales, en las falsas creencias, en la falta de amor propio. Pero cuando uno apuesta por la simpleza y el saber que se está vivo, y que mañana es posible que no, hace que realmente se desee con más fuerza abrazar este regalo que se llama vida. La alegría de vivir reside en la libertad, la cual no implica soledad o soltería, sino un estado de confianza ante la vida, sin miedos, ni ataduras que inhiban la realización personal. Cuando uno está triste es porque esperó algo que nunca llegó, el secreto no es exigir sino saber recibir, porque la vida es ampliamente obsequiosa, un día hagan la prueba, y vivan un día normal en su vida y el simple espectáculo natural, la cercanía de la gente amada, los amigos, una simple taza de café, pueden hacer la diferencia. Ser feliz es ser humilde y saber valorar y tomar a manos llenas esos momentos que la vida nos obsequia a diario.


Esta foto que no necesita ninguna explicación porque lo explica todo, se llama "Happiness Prevails" (La felicidad prevalece), ganadora del 1er lugar en el concurso de  la World Press en la categoría de temas generales en 1980, tomada por Ovie Carter en Chicago Il.

By GabitAmezcua 2012