domingo, 16 de septiembre de 2012

Brincas, Vas, Vienes...


Brincas, vas, vienes, ronrroneas, duermes y a veces me miras con profundidad... ¿Me conocerás como yo a tí?

Llegaste a mí el día menos esperado, eras diminuta, cabías en mi mano, rogabas mi protección, desde ahí nos unió Dios.

No sabía ni cómo cuidarte, ni qué hacer ni cómo actuar, dudé mucho en conservarte, pero no porque no te quisiera, te quise siempre, más que nada por factores que yo no puedo controlar, pero el destino fue más fuerte, te debías quedar.

Brincas, vas, vienes, ronrroneas, duermes y a veces me miras con profundidad... ¿Me verás como yo a tí?

Me has visto triste y enjugas mis lágrimas con lengüetazos tiernos, ronrroneas cuando te acurrucas en mi cuello, y me muerdes cuando quieres que te ponga atención

Cuánta dicha siento al volver a casa al ver que me esperas en la ventana, fiel, alegre y deseosa de verme, tanto como yo lo estoy de verte a tí.

Brincas, vas, vienes, ronrroneas, duermes y a veces me miras con profundidad... ¿Me conocerás como yo a tí?


Sabes que en mí tienes protección, que yo te rescaté de lo incierto, poco sabes que tú hiciste lo mismo conmigo. Mi vida corría como un río callado y monótono respirando porque sí, tú me rescataste también de eso y cuidarte es lo menos que puedo hacer por tí

Miro tus gracias y tus travesuras, me maravillo de tu ternura y candidez. ¿Cómo pretender creer que Dios no existe?, si al mirarte veo que algo tan bonito sólo lo puede crear Él.


Brincas, vas, vienes, ronrroneas, duermes y a veces me miras con profundidad... ¿Me conocerás como yo a tí?

¿Cuándo acabará? No lo quiero pensar, Dios quita y Dios da. Ayer fui una, hoy soy esta, mañana sólo el destino dirá.

Los frívolos materialistas me dirán: ¡Tonta, ¿Qué tanto es lo que un gato te puede dar?!, No comprenden, ni saben, ni nunca entenderán que tu presencia me llena de felicidad.

Por eso hoy soy tan feliz con tan sólo mirar tu dulce silueta de un lado al otro andar...

Brincas, vas, vienes, ronrroneas, duermes y a veces me miras con profundidad... ¿Me amarás como yo a tí?